ARTÍCULOS
Interés General
 
    Portada > Articulos > General >
 
   
 

VENTA DE VEHÍCULOS USADOS. IGUALDAD PARA TODOS.

En las últimas semanas la prensa,  tanto local como incluso nacional,  se ha hecho eco de la detención en Las Palmas de un grupo de operadores de la venta de vehículos usados que según se informa, manipulaban los cuentakilómetros de los vehículos que vendían, engañando a miles de clientes de las islas, que compraban vehículos pensando que adquirían un coche con unas condiciones técnicas que nada tenía que ver con la realidad.

Con independencia de lo ocurrido en este caso concreto, desde hace años, el sector de los concesionarios oficiales ha luchado contra la piratería en el sector de venta de vehículos de segunda mano. En Canarias los concesionarios están compitiendo en condición desigual con toda una serie de operadores ilegales que perjudican notablemente la actividad. Se han realizado múltiples quejas y denuncias respecto a la venta de vehículos de segunda mano en las vías públicas y lugares no autorizados, desde solares a gasolineras, donde estos vendedores colocan vehículos y simplemente operan con un teléfono móvil vendiendo coches e incluso vehículos comerciales procedentes, en la mayor parte de los casos, de sociedades de renting o importados de países centro europeos sin control alguno. Pese a la gravedad de los fraudes detectados, nuestras quejas, realizadas a todos los niveles administrativos y políticos han caído en saco roto.

La permisividad existente en este país respecto a la economía sumergida y la piratería raya lo impresentable. La descoordinación administrativa y la falta de decisión política, ha permitido y permite una competencia totalmente desleal que perjudica no solo a los operadores que cumplen con las normas sino, sobre todo, a los consumidores y usuarios. Ha tenido que ser un Juzgado de lo Penal, instado por denuncias de los particulares perjudicados, quien ha levantado el velo a un problema al que nuestros políticos y administraciones han mirado siempre de lado.

Desde luego no genera satisfacción alguna el mal ajeno, pero sí considero positivo que al menos desde las instancias judiciales se ponga coto a parte de este tipo de desmanes.

Como siempre se ha señalado por los concesionarios oficiales, no se venden duros a peseta, pues no nos engañemos, los vendedores sin escrúpulos solo se aprovechan de los incautos busca imposibles. Los consumidores deberían sopesar siempre cuando adquieren un vehículo de segunda mano a quien lo compran; si es un empresario establecido con una empresa solvente detrás, si ofrece las garantías a que obliga la ley... Al margen de ello, las autoridades deben velar siempre por proteger a la parte débil y manipulable de esta relación que es el consumidor.

Se estima que más del 60% de los vehículos importados de segunda mano pueden sufrir manipulaciones por lo que  es una práctica más habitual de lo que la gente en la calle piensa. Es por ello necesario que junto a la concienciación de los consumidores, por parte de quien corresponda se adopten las medidas necesarias para evitar estas irregularidades que sobrepasan el interés del sector de la venta de automóviles,  pues en definitiva cuando se usa la vía pública o no se pagan impuestos conforme a valores reales o se manipula un cuentakilómetros, no solo se afecta a los consumidores, sino se afecta al interés general de toda la ciudadanía.

Rafael Pombriego.

Notas. Consejos para intentar evitar el fraude.

Asesorase con un vendedor establecido, no es recomendable comprar a operadores que importan vehículos de manera puntual y venden en la calle. En caso de problemas, probablemente no tendrá a quien dirigirse.
 
Observe la documentación del vehículo, de forma que pueda comprobar los cambios de titularidad. Exija el libro de mantenimiento con las revisiones realizadas y los correspondientes sellos, así como la documentación de las revisiones de ITV. Exija un contrato que recoja la garantía legal (un año mínimo) y los kilómetros del vehículo.

Observe el vehículo en sus detalles internos. Normalmente se arreglan los defectos de chapa y pintura y detalles externos, pero se puede observar el desgate de las piezas internas por el uso.

Calcule los kilómetros y no se fie de los megachollos, no existen. Un vehículo puede recorrer de media en Europa 25.000 kilómetros/año siendo conservadores. Si le ofrecen un vehículo importado de 5 años con 80.000 kilómetros, haga números.
Si comprueba y prueba que le han engañado, puede presentar una reclamación en consumo o una denuncia por estafa.

 
FREDICA - Federación Regional Canaria de Empresarios Importadores y Concesionarios de Automóviles - Contactar