ARTÍCULOS
Interés General
 
    Portada > Articulos > General >
 
   
 

Concluida  la campaña electoral y determinados los resultados, se abre una nueva etapa en la sociedad española. Los cambios serán muy importantes, pero es necesario mantener los pies sobre el suelo para evitar que estos cambios generen problemas para el conjunto de la economía. Se abre un nuevo panorama para el país y las implicaciones que esto conlleva podrán tener una importante influencia sobre un sector clave de nuestra economía como es el sector del automóvil.


En estos momentos, el sector ha conseguido un importante desarrollo de la actividad fabril, posicionando a España entre los principales productores del continente y del mundo. Por otra parte, el apoyo decidido a la renovación del parque móvil del país, ha tenido un efecto muy positivo sobre toda la distribución. Esto explica parcialmente, por qué el sector ha crecido, recuperando parte importante del mercado perdido durante la grave crisis soportada en estos últimos años.


Al mismo tiempo, la nueva situación generada por la regulación de las emisiones, contextualizada ahora por los acuerdos sobre el cambio climático, cuestión en la que el transporte ocupará un lugar preponderante, son cuestiones que necesitan un tratamiento exquisito por parte de nuestros representantes políticos.


Al contrario de lo que pudiera pensarse, será ahora con estos nuevos retos, donde las administraciones públicas de nuestro país, evitando toda demagogia contra el uso del automóvil y su industria,  tendrán que apoyar decididamente al sector, motivándolo para adaptarse a un cambio tecnológico sin precedentes, de forma que se permita a nuestro país estar a la cabeza en el desarrollo y tecnología de un sector que sin duda seguirá siendo clave para Europa y para España.


Desde FREDICA en las diferentes reuniones celebradas con motivo de las pasadas elecciones con diferentes organizaciones políticas, hemos destacado el importante papel que juega el sector y sus empresas, tanto a nivel nacional como en nuestra comunidad autónoma.
En nuestro pequeño ámbito de actuación hemos destacado siempre la capacidad tecnológica de nuestro sector, el efecto tractor que el mismo tiene para el conjunto de la economía, fundamental para la generación de riqueza y empleo cualificado.


Se ha destacado la atención básica que se debe dar a los requerimientos de movilidad de los ciudadanos, que no se puede coartar con políticas restrictivas contra el uso del vehículo privado, se ha defendido el necesario apoyo a la actividad del transporte en sus diferentes vertientes discrecional y regular, como la reivindicación de una efectiva política competitiva y contraria a la economía sumergida e ilegal, como la derivada de la compraventa en las vías públicas o los talleres ilegales. En materia de competencia igualmente se ha destacado la necesidad de abrir el mercado de la distribución de los combustibles o la eliminación de las incompatibilidades injustificadas respecto al desarrollo de la actividad de inspección técnica de vehículos. La necesaria renovación del parque móvil justificada por razones de oportunidad respecto al ahorro y consumo de combustibles, emisiones y seguridad vial, vinculada a la necesaria reforma de la fiscalidad sobre el automóvil ha sido también una cuestión clave tratada por el sector.


En definitiva, se abre una nueva legislatura que para el sector del automóvil en todos los niveles, se presenta como un nuevo reto, el sector estará sin duda a la altura, esperemos que los políticos también.

 

foto: Momento de una reunión con representantes políticos, en esta ocasión del PP, en la sede de la Confederación Canaria de Empresarios. Rafael Pombriego el primero a la izquierda de la imagen.

 

 

 
FREDICA - Federación Regional Canaria de Empresarios Importadores y Concesionarios de Automóviles - Contactar