Pasar al contenido principal

SEIS DE CADA DIEZ COCHES USADOS VENDIDOS EN EL MES DE MAYO EN LAS ISLAS TIENE MÁS DE DIEZ AÑOS.

La Federación de Importadores y Concesionarios de Automóviles, FREDICA, informa que prácticamente, seis de cada diez coches usados vendidos en el mes de mayo en las islas tiene más de diez años.

En concreto, de las 7.223 unidades comercializadas el pasado mes de mayo en el mercado de vehículos usados un total de 4.193 unidades tenían 11 o más años. Por su parte, la venta de vehículos de menos de cinco años supone el 27,51% de las ventas, con un total de 1.987 unidades vendidas, mientras los vehículos usados vendidos entre 6 y 10 años supusieron el 14,44% del total de ventas con 1.043 unidades vendidas.

El dato refleja que el mercado de ocasión en Canarias actualmente se nutre fundamentalmente de vehículos muy viejos, de más de 10 años, seguido del mercado de vehículos de menos de 5 años.

Para FREDICA el reparto actual del mercado se explica por la pérdida de peso del mercado de ocasión proveniente de las operaciones de reventa realizadas por las empresas de alquiler de coches. Las grandes compañías del sector alquilador después de mantener su flota pocos años en alquiler proceden a su renovación, colocando en el mercado de ocasión parte importante de la flota usada. Es por ello que el porcentaje de participación de este mercado procedente de mercado flotista haya decrecido en los últimos años derivado de la escasez de vehículos.

La compra de vehículos procedentes de las flotas de los alquiladores permitía tener precios competitivos y, fundamentalmente, que el mercado de vehículos usados de Canarias ofertara un importante volumen de vehículos seminuevos.

Por el contrario, en la actual situación de escasez de suministro de vehículos nuevos provoca que actualmente se produzca un estiramiento de la vida del parque móvil, entrando en el mercado de ocasión coches muy viejos. Igualmente, la escasez de producto ha hecho incrementar el precio de los vehículos de ocasión.

Desde FREDICA se espera que una vez que se normalice la situación de los suministros de vehículos nuevos se normalice igualmente la situación del mercado del vehículo usado, mejorando la ratio de antigüedad actual, necesario para garantizar un parque más limpio de menor consumo y más seguro.